Home

Hace unas semanas se realizó en Vigo una nueva edición de Start-up Weekend Galicia. Donde varias personas agrupadas en equipos tienen el desafío de lanzar una start-up (proyecto) viable en 54 horas. Cualquiera que haya emprendido o esté emprendiendo sabe la carga de trabajo, energía, tiempo y concentración que lleva tener entre manos un proyecto  viable.  Conozco a María Encinar (@encinar) y a Iago Soto (@iagosoto), al frente junto con José Iglesias de este ambicioso proyecto;  gente con recursos y profesionalidad. Pero el hecho de pensar en 54 horas me daba cierto vértigo, y lo confieso, despertaba una sombra de duda: ¿será posible?

No pude asistir, pero estuve a través de Twitter. Enganchada,  más bien. Y a las 54 horas el resultado eran 5 aplicaciones presentadas por 5 equipos, en forma de proyecto viable. Shock! Del bueno. Y sigue, a los 6 días presentación de la ganadora en una ronda de inversores. Suena imposible, verdad? Reflexión, por qué en 54 horas se puede lograr un proyecto viable, cuando en circunstancias normales, estaríamos  largas semanas o incluso meses para conseguirlo ¿Qué características especiales lo hacen posible?

Según lo veo:

  • Definición clara del objetivo: lanzar un proyecto de aplicación viable. No hay dudas ni sombras.
  • Un plazo de tiempo ajustado al máximo: un equipo que tiene un desafío grande y cuenta con poco tiempo…saca lo mejor de sí mismo.
  •  Un encierro: en el sentido monacal. Son 54 horas donde casi no existe espacio ni tiempo para lo “personal”. Eso cambia la dinámica de cualquier grupo, la intensidad cobra protagonismo y tiene como resultado un desempeño de equipo fuera de lo normal. Es una técnica efectiva. (Si el encierro se alarga en el tiempo, lo positivo se puede convertir en negativo fácilmente)
  • Equipos con diversidad marketing, informática, diseño, etc. El contar con perspectivas diferentes abre posibilidades y enriquece,  cuando el trabajo se hace desde el respeto y la pasión.
  • Mentores: un grupo de profesionales provenientes de distintas áreas se convierten en clave para no perder ni tiempo, ni dirección.
  • Un espacio físico inspirador: las oficinas de Elogia en Vigo verdaderamente fue una elección muy acertada.
  • Una charla inspiradora: en una pausa se abre una conexión con Martín Varsavsky, que establece un diálogo abierto e inspirador con los participantes.
  • Hot teams: y no sé como traducirlo. Literalmente, sonaría fatal. Pero es lo que mejor describe a los equipos, gente motivada, con capacidad y en una misión. Sin esto, nada se hace.
  • El sentido de misión: una misión es mucho más que una tarea a cumplir. Involucra significado, compromiso y sentido.
  • Una organización impecable.

Cuando una empresa innova, sino todos,  muchos de estos puntos  se cumplieron. ¿Qué haces para conseguir resultados? ¿Describen estas características el enfoque de tu organización? ¿Qué podrías cambiar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s