Home

El verdadero valor de la creatividad en la empresa es que sin ella, no hay innovación posible. Sin ella, los desafíos que requieren soluciones frescas y diferentes, se quedan sin respuesta. Todas las empresas necesitan de la creatividad,  pero si no se va más allá y se convierte la idea creativa en algo comercializable o en valor (innovación) no se crece. Se puede ser una empresa creativa pero no innovadora. Problema, no es rentable ser sólo creativa. Si una empresa no es creativa tendrá vedada la innovación. ¿Qué ayuda a una empresa a energizar a su gente para que cree?

La creatividad está revolucionando la manera en que se organiza el lugar de trabajo y el trabajo mismo. La revolución se centra en el acceso a la información, su uso e interpretación: son la base para “crear” nuevas ideas. Las tecnologías nuevas no bastan, para sacar el jugo a esas tecnologías se necesitan trabajadores preparados y creativos, con percepciones frescas y una gran capacidad de formular preguntas agudas y poderosas.

La creatividad necesita de un ambiente favorable para surgir. Es tarea del líder propiciar ese ambiente que estimule a los miembros de su equipo a “traer el genio” al trabajo. Según Teresa Amabile (HBS), para estimular la creatividad de su equipo los líderes pueden:

  1. Realizar un control efectivo: dando feedback periódicamente y apoyando en la resolución de conflictos y problemas. Promoviendo la autonomía.
  2. Apoyo emocional: en la toma de decisiones  y acciones del equipo.
  3. Reconocer el mérito de forma privada y pública.
  4. Pedir ideas y opinión a los miembros del equipo.

El entorno de trabajo también debe adaptarse para  que el espíritu creativo encuentre su lugar de expresión en el trabajo. De la experiencia de empresas pioneras en este campo (SEMCO, Google, The Body Shop, etc.) se pueden extraer ideas probadas:

  1. Organización jerárquica “cuasi”, o sin el cuasi, plana: “Lo que cuenta es atender a razones, confiar en los empleados y desconfiar de los dogmas… (Semco) promueve un poder derivado del respeto y no de las normas”, Ricardo Semler)
  2. Refugio para las ideas: abandono del cinismo y la crítica implacable, valorar los enfoques intuitivos tanto como a los analíticos. No castigar a los osados.
  3. Más allá del trabajo: el lugar de trabajo puede convertirse en un ambiente que estimule los sentidos, promueva la relación informal y permita momentos de relajación mental.“Nuestro objetivo es quitar del medio todo lo que moleste a nuestra gente. Para eso tenemos un paquete de incentivos adicionales, entre los más valorados están,  el comedor, el lavadero de ropa, peluquería, gimnasio, sala de masajes, lavadero de coches, tintorería…todo lo que un gran trabajador  quiere. Seamos claros: un programador quiere programar  y no llevar su ropa a lavar. Nosotros se lo ponemos fácil para que haga las dos cosas.” Eric Schmidt,  CEO de Google.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s